Ocho apellidos vascos, y muchos kms. en buena compañía.

Esta etapa ha estado marcada por la película Ocho apellidos vascos, no en vano una de las localidades por las que pasábamos fue escenario de muchas de las escenas que en dicha película se rodaron.

Ocho apellidos o casi. En nuestro caso estos apellidos serían los puntos geográficos que han marcado la ruta de esta tercera etapa: Zarautz, Getaria, Askizu, Zumaia, Elorriaga, Itziar, Deba… y como al bueno de Dani Rovira, nos falta uno, así que utilizaremos su comodín y diremos que Clemente, jajaja…

La verdad es que cuando acompaña el tiempo y el buen humor, no hay kilómetros que se resistan ni repechos que se agarren a las piernas. Pero como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos ya con las fotos realizadas durante el Camino.

Llegamos a Zarautz y enseguida tomamos el paseo peatonal arrimado al mar y con la dirección claramente marcada por el monte San Antón, más conocido como el “ratón de Getaria“. Como la mañana está fresquita, no nos ha extrañado encontrarnos con placas de hielo en la calzada.

Después de tomar un cafecito con sus sacramentos para reponer fuerzas y conseguir el sello acreditativo en la Oficina de Turismo de Getaria, retomamos el camino, con maravillosos paisajes, sus animalillos, sus vacas con palco VIP al mar y todavía dando buena cuenta de las zonas que no han tenido la suerte de lucirse al sol para librarse de los hielos de la mañana.

Llegamos a Zumaia, donde se rodaron algunas de las escenas más divertidas de Ocho Apellidos Vascos, imposible por tanto, no detenerse en la fuente donde se canta aquello de “Euskadi tiene un color especiaaaal” o capturar, aunque sea de lejos, imágenes de la ermita donde sucede la boda…

Dejamos Zumaia a nuestras espaldas y se acabó lo bueno. Iniciamos a partir de aquí un tramo de los llamados “rompepiernas” pero además de los de verdad. A ratos sobre el asfalto, a ratos por la Nacional 634, a ratos atravesando kilómetros de bosque… eso sí, el trayecto es precioso y bien merece la pena cada esfuerzo que nos exige. Al final, alcanzamos cima en Itziar, superando un desnivel de casi 300 metros.

Y como todo lo que sube, después tiene que bajar… pues de Itziar a Deba y cuesta abajo… eso sí, menudas pendientes y menudas piedritas para ir bajando, madre mía… al menos hoy la etapa ha sido en seco y sobre suelo firme que sino… La recompensa no se ha hecho esperar, la plaza consistorial nos esperaba, con sus buenos bares, sus buenos pinchos y su paseico hasta la playa, que para eso hemos elegido la ruta del norte.

Nos vemos el primer domingo de febrero para cumplir con la etapa número 4: Deba – Markina.

Anuncios

Un comentario en “Ocho apellidos vascos, y muchos kms. en buena compañía.

Tus comentarios siempre son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s